Loading...

El Internet de las cosas es un concepto que se refiere a la interconexión digital de objetos cotidianos con Internet que facilitan la recopilación de datos desde dispositivos médicos portátiles, coches, electrodomésticos hasta asistentes en el hogar como Amazon´s Echo. Pero toda la información que se recoge tiene que almacenarse en alguna parte, ¿sabes cuál? ¡Te contamos todo sobre IoT y la llamada computación en la nube!

El Internet de las cosas (IoT) está generando una cantidad de datos sin precedentes. Algo que supone una gran presión para la infraestructura de Internet. Las empresas están trabajando para encontrar formas de aliviar esa presión y resolver el problema de los datos. La computación en la nube va a conseguir que todos los dispositivos conectados trabajen juntos.

¿Computación en la nube?

La computación en la nube, habitualmente llamada “la nube” implica entregar datos, aplicaciones, fotos, videos y demás información a través de Internet a los centros de datos. IBM ha dividido la computación en la nube en seis categorías diferentes. Son las siguientes:

  • Software como un servicio. Las aplicaciones basadas en la nube se ejecutan en computadoras en la nube, las empresas que ofrecen estos servicios operan a través de un navegador.
  • Plataforma como un servicio. Aquí, la nube, contiene absolutamente todo lo necesario para construir y mantener aplicaciones basadas en la nube. Con ello elimina la necesidad de comprar software y hardware adicional.
  • Infraestructura como un servicio. La infraestructura como un servicio proporciona servidores, memoria, redes y centros de datos.
  • Nube pública. Las compañías operan sobre estos espacios y proveen un acceso rápido a los usuarios sobre una red pública.
  • Nube privada. Similar a la nube pública con la diferencia de que únicamente una identidad (usuario, compañía, organización) tiene acceso.
  • Nube híbrida. Tiene las mismas bases de una nube privada pero provee acceso a una nube pública.

Como hemos visto, el Internet de las cosas y la computación en la nube son diferentes, pero cada uno tendrá su propio trabajo al abordar este nuevo mundo de datos.

Papel de la computación en la nube en el IoT

En una década, el Cloud computing ha empezado a cambiar el modo en que los negocios y las empresas trabajan y han ayudado a conectar el mundo en un mercado en expansión. La nube está haciendo posibles nuevas funciones que revolucionan la tecnología, estas características del Internet de las cosas se están expandiendo rápidamente e impulsando la innovación en la industria del Cloud  computing.

La computación en la nube y el Internet de las cosas sirven para aumentar la eficiencia en nuestras tareas cotidianas, y las dos tienen una relación complementaria. El IoT genera cantidades masivas de datos, y el cloud computing proporciona una vía para que los datos viajen a su destino. Con un máster en IoT el estudiante tendrá la capacidad para diseñar e implantar soluciones y productos de éste tipo.

A simple vista, las 3 ventajas de la computación en la nube pueden ser las siguientes:

  • Solo se permite pagar únicamente por los recursos informáticos que se usa.
  • Aumenta la velocidad y la agilidad para hacer que los recursos estén disponibles para los desarrolladores.
  • Podemos implementar nuestras aplicaciones en todo el mundo en cuestión de minutos.

Computación en la niebla

También conocido como Edge Computing, proporciona una forma de recopilar y procesar datos en dispositivos informáticos locales en lugar de procesarse en la nube o en un centro de datos remoto. Según este modelo, los sensores y otros dispositivos conectados envían datos a un dispositivo informático cercano a este dispositivo pudiendo ser un router o un switch, que procesa y analiza esta información.

Es decir la “niebla” es otra capa de un entorno de red distribuida y está estrechamente relacionada con la computación en la nube y el IoT. La computación en la niebla es la idea de una red distribuida que conecta estos dos entornos. La niebla proporciona el eslabón perdido de los datos que se deben enviar a la nube y que se puede analizar localmente en el límite.

La computación en la niebla brinda a las organizaciones más opciones para procesar datos donde sea más apropiado hacerlo, es decir puede crear conexiones de red de baja latencia entre dispositivos y puntos finales analíticos. Esta arquitectura reduce la cantidad de ancho de banda necesaria.

Además los usuarios pueden colocar características de seguridad, desde tráfico de red segmentado hasta firewalls virtuales. El estudiante en el máster en IoT tendrá la capacidad de enfrentarse a esta nueva tecnología, además de poder tratar los datos para la analítica de negocio o la aplicación de técnicas escalables de Big Data para extraer valor de esos datos.

¿Qué tal? ¿Te ha parecido interesante? ¿Te gustaría saber qué ventajas te ofrece estudiar IoT en nuestra Universidad? ¿Quieres ser el siguiente desarrollador de Internet of Things? ¡Contacta con nosotros en nuestra web!

Sin Comentarios (0)

    Dejar un Comentario

    Solicita Información

    Rellene este formulario para enviarnos cualquier consulta. En breve nos pondremos en contacto contigo.



    DIRECCIÓN
    Madrid (España)
    EMAIL DE CONTACTO
     Anterior  Todos Siguiente